¿Por qué en tiempos de crisis se abandona el ecologismo?

Uno de los titulares de portada de Le Monde del 8 de abril de 2012 es que la ecología está siendo la gran ausente de la campaña presidencial francesa. Encabezando la noticia se puede leer, desde 2009, la ecología es una preocupación menor de los franceses, y que una encuesta realizada por el IFOP muestra que sólo el 27% de nuestros vecinos lo consideran una cuestión prioritaria. Es cierto que el debate energético-ambiental en Francia está muy condicionado por su condición de potencia nuclear, pero tiendo a pensar que si hiciéramos esta misma pregunta en España, el resultado sería similar. Sino fuera así, ninguno de nuestros gobernantes se atrevería -y perdónenme si insisto, pero lo encuentro muy grave- a “vender” como solución de futuro un proyecto como el de Eurovegas que, entre otras cosas, de realizarse en Cataluña, implicaría acabar con lo poco que nos queda de Delta del Llobregat y con la actividad económica -agricola- de proximidad que todavía nos queda en Barcelona.

Aunque habría muchos contenidos posibles al término “ecologismo”, creo tal como se emplea en ese artículo de Le Monde, se refiere a política energética con contenido “verde”. Cuanto más lo pienso, más convencida estoy de que el problema es que muchos de los movimientos ecologistas  se equivocaron en querer que se incluyera esa parte de contenido “verde”. En muchos casos se argumenta que un modelo de crecimiento basado en una industrialización y un consumo masivos es insostenible, por no ser respetuoso ni con el medio ambiente ni con el planeta. Dicho de otro modo, y caricaturizando, parecería que lo malo es que para producir acero y usar coches se requiera de energía “sucia”, pero que si la energía fuera limpia, el modelo sería sostenible. Hoy en día, estamos en la fase en la que ya podríamos tener coches considerados limpios (el eléctrico o el de hidrógeno), que tenemos electricidad verde del sol, el aire y el agua -en España, en 2010 un 34%-, etc…, pero las cosas de fondo no han cambiado; porque en la misma razón del éxito del discurso ecológico, está la facilidad de la huída del mismo en tiempos de crisis.

Buena parte del discurso ecológico mainstream plantea la opción verde como algo desideologizado, transversal e independiente de las relaciones de poder que se derivan de la industria energética. En este discurso, aunque sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, se unen dos planteamientos “verdes” distintos.

El primero más en la línea de lo políticamente correcto que ve la cuestión del cambio de modelo energético como algo bueno y posible, pero muy caro. Siguiendo con mi caricaturización anterior, es pensar que el coche eléctrico es algo posible, pero: a) el de gasolina es más barato, b) en un momento de crisis apostar por el coche eléctrico, sería destruir las pocas industrias -y puestos de trabajo- que nos quedan. Por ello, la política energética “sabia”, ante la disyuntiva, es apostar por los -pocos- motores de crecimiento que todavía tenemos, antes que apostar por tener el mismo coche que antes, pero respetuoso con el medio-ambiente. Es plantear la política energética en términos de trade-off entre crecimiento y medio ambiente.

La segunda línea, aunque es similar a la anterior, es más catastrofista. Va en la misma línea discursiva del decir que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Es decir que el elevado nivel de crecimiento que la Sociedad Occidental ha tenido desde Yalta sólo ha sido posible gracias al extremo poder -y uso- energético del petróleo -y el uranio-, pero: a) la elevada contaminación ambiental del petróleo lo convierte en insostenible, b) el petróleo se acaba y no podremos seguir contando con él, c) en el mundo global, con la emergencia de grandes consumidores como China o India, esta opción es inviable. De aquí salen tres discursos: a) el más alternativo individual, tipo “nos hemos de ir a vivir al campo, con nada, como hacían nuestros abuelos”-aunque éste podría confluyendo con la del nuevo tipo de falsos libertarios de los que hablaba en la entrada “propiedad privada, mercado y dogma”-, b) el que abarca el espectro político central de la economía del decrecimiento, no como opción individual, sino pragmática ante la “fatalidad” de que no volveremos a tener nada parecido al petróleo, hemos de aprender a vivir usando menos. Es decir, pasados los “felices años” del petróleo, seguiremos igual, pero usando menos y mejorando la eficiencia energética, y c) el que algunos ámbitos empiezan a denominar ecofascismo (aunque todavía tengo que pensar mucho en este término), es decir una forma de ecocracia autoritaria como única forma de gestionar la creciente presión -demográfica- sobre unos recursos escasos.

Habría mucho que decir de todo ello, pero entiendo que si el discurso ecológico mainstream se mueve entre estos dos grupos de opciones ningún candidato, ni de Francia, ni de ningún país Occidental esté dispuesto a hablar de ecología. Habría mucho que decir de todo ello, pero en esta entrada lo que me interesa resaltar, es que, hoy, en plena crisis, ningún candidato a la presidencia de ningún país asumirá ningún objetivo energético medioambiental si éstos se plantean en términos de “se puede hacer los mismo de forma límpia o sucia”, pero es más caro -y destruye empleo- hacerlo de la primera forma. Como tampoco ningún candidato hablará de economía del decrecimiento, en plena recesión, pues sería un suicidio.

De las otras dos opciones posibles, una se excluye por si misma, ya que representa a los que “se apean”, a los que no se sienten, de partida, representados por ningún candidato y, por tanto, no acudirán a las urnas. La del ecofascismo, tal vez, en el caso de Francia, lo asumiera Marine Le Pen, vinculando emigración a exceso de consumo energético, pero, por definición, esos son los discursos que nunca se hacen de forma abierta.

Desde este punto de vista es lógico entender porqué ningún candidato a Presidente de la República francesa tenga propuestas “verdes”, casi ni la candidata ecologista, Eva Jolie, que, significativamente, desde que la crisis se manifestó en toda su crudeza, ha ido perdiendo posición tras posición en la escalada hacia la presidencia. La razón es porqué lo “verde” no se plantea como una alternativa al modelo que ya tenemos, como una opción económica de futuro. Ello no es culpa ni de los candidatos ni de 73% de los franceses que no lo ven como una opción prioritaria. Es culpa de buena parte de los 27% que sí que lo ven, incluyendo a la candidata Eva Jolie, que se han quedado en un discurso desidelogizado y aséptico sobre lo que significaría un cambio de modelo energético.

Lo lamento, pero voy a volver a Hermann Scheer. Él nos dice que el verdadero problema, para que se produzca un cambio de modelo energético es que el despliegue global tecnológico, infraestructural, organizativo, financiero, e incluso político, no es compatible con los requerimientos de las energías renovables. Desde este punto de vista, el reto de cambiar de modelo energético no es ni de disponibilidad de fuentes ni de costes, ni de tecnologías existentes. El problema de cambio de modelo energético es un problema de cambio de estructuras de poder. Éstas son las que hoy -y en Francia claramente el lobby nuclear- impiden que los ecologistas elaboremos discursos en los que se vea este cambio de modelo energético como una inversión de futuro, como las que ya he ido apuntando en mis sucesivas entradas a este blog.

En la situación de crisis actual, creo que la obligación moral de los ecologistas es mostrar que su vía, porque representa un cambio en las estructuras de poder actuales, es la opción válida para salir de la crisis. Si se sigue en la línea pactista de introducir un “toque de verde” en lo que ya hay, veo un negro futuro. Pues en tiempos de crisis, como sólo se ve como un “embellecedor” o como un freno al creimiento, el verde desaparece, porque sólo se ve, como eso, como un color que representa la esperanza, pero no la salvación de la realeconomik.

Si hablo de Francia, permítanme decirles que la situación actual me recuerda a la de la descolonización de Argelia. La visión de la época -incluso del Partido Comunista Francés, hasta avanzada la Guerra de Liberación (1954-1962). Candidato de cuyo partido, hoy, en Francia, también apoya la energía nuclear- era contraria a la independencia de Argelia. Hay un pequeño clip -muy mono- de los informativos franceses de la época que nos cuenta todas las desgracias que los franceses padecerían si perdían Argelia. Hoy, sabemos que ese discurso era el mantra del lobby colonial, pues soltar el “lastre” económico de Argelia, fue la mejor inversión económica de la Francia contemporánea. Estamos en las mismas, si Francia perdiera sus nucleares….

Anuncios

2 pensamientos en “¿Por qué en tiempos de crisis se abandona el ecologismo?

  1. Analizas con precisión y sabidurìa la situación pero me gustaría que ofrecieras propuestas de acción…

    • Buenas he estado reflexionando sobre dos cuestiones
      1.¿Que propuestas de acción son posibles?
      2.El tema Eurovegas

      1.Hola Maria Jose no creo que mi respuesta te de una agenda de acción para conseguir un determinado proposito más bien seran reflexiones que quiza puedan ayudar o no a pensar como deberia realizarse algo tan complejo pero a la vez tan necesario como un cambio en el modelo de producción y gestion de la energia .
      Aurelia ha establecido una serie discursos y razonamientos que son los que de alguna manera estan estableciendo las posibilidades de que las cosas ocurran .¿Cual ganará? .No me veo con las capacidades sufcientes para hacer apuestas pero es evidente que todos estos discursos estan respaldados por una red de insitituciones ,organizaciones etc que pugnan por establecer un modelo de vida determinado , unos valores definidos y que algunos de estos discursos cuentan con mayores recursos que otros para influir en la clase politica,medios de comunicación ,empresarios ,sociedad civil etc.En mi opinión para realizar un cambio de las estructuras de poder la condición inicial es que nuestros argumentos no esten solo justificados” cientificamente” si no que oferten una posibilidades y expectativas de cambio positivo en la calidad de vida de los ciudadanos .En definitiva generar un discurso coherente y a la vez atractivo para el ciudadano medio y ahora viene los más dificil intentar que este discurso forme parte de todos los foros posibles(politicos,sociales ,educativos ,universitarios ,economicos ,religiosos etc ).En definitiva se trata de educar a la gente en nuevos valores y conductas.La transición energetica no se puede hacer sin un cambio social.Como ya te habras dado cuenta no he dicho nada nuevo pero muchas veces olvidamos que son nuestras acciones , nuestra pasividad o nuestra ignorancia lo que provoca que las cosas puedan cambiar o no.

      2.El tema Eurovegas
      Por casualidad conozco muy bien el emplazamiento donde tiene previsto instalarse este nuevo Mr Marshall puesto que este lugar era centro de juego de mi infancia hace ya mas de 30 años.No sigo que me pongo nostalgico…. .Es un gran espacio situado en el sur-oeste de Madrid entre los municipios de Alcorcon,Mostoles ,Navalcarnero ,Pozuelo y el propio Madrid (Zona Aluche-Metro Aviación española) donde yo vivia.Gran parte de estos terrenos pertenecen al ejercito y su emplazamiento no es el más adecuado para convertirse en un Centro como el que pretende construir Adelson y creo realmente que la oferta de Madrid es simplemente un farol para que Barcelona ofrezca mas ventajas .Los inconvenientes de esta localización son:

      1.Existe un aeropuerto cercano que realmente es un aerodromo para avionetas cuyo nombre es Cuatro Vientos y no puede crecer esta rodeado de bloques de pisos.
      2.La autovia A-5 y la M-40 que bordean este emplazamiento ya se colapsan diaramente
      3.El areopuerto de Barajas el unico utilizable esta a más de 30klm de esta zona e ir en metro supone más 1h
      4.Habria que construir nuevas estaciones de metro o renfe esta lejos de todas
      las existentes en la actualidad .
      5.Madrid no tiene playa ni un clima tan agradable como el de Barcelona fuera de Eurovegas no habria nada atractivo para los turistas y mafias que vendrian a instalarse en la ciudad.

      Espero que el futuro de esta pais pase por algo más que por las bolas de un bingo o las ruletas de un casino.

      Un saludo y perdon por la extensión de mis mensajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s