Intentando entender la factura eléctrica (3)

Como dice el refrán, “a la tercera va la vencida”. Esta es la tercera entrada de la serie y lo he entendido: no hay que darle más vueltas, la factura de la luz sube porque puede, y puede porque la industria goza de un grandísimo poder de monopolio.

El pasado 27 de marzo, el Ministro Soria, anunciaba que la factura de la luz volvería a subir entre un 5 y un 7%. De sus explicaciones, dos me parecen muy ilustrativas. La primera es que la factura de la luz ha de subir porque en la última subasta, el precio acordado aumentó. La segunda, es que una vez ello ha ocurrido, como el déficit de tarifa ha de dejar de existir, el aumento se repercutirá en la factura.

Ante la lógica aplastante de estos argumentos, me gustaría hacerle unas cuantas preguntas al Ministro. Éstas vienen motivadas por quién participa en el mercado eléctrico.

En el siguiente gráfico, se observa claramente que quién participa en el mercado “libre” eléctrico son las generadoras y las comercializadoras de último recurso. Por tanto, la subasta libre se negocia, en buena parte, entre empresas del mismo grupo que, como ya expliqué en la anterior entrada de esta serie, son “fragmentos” del mismo grupo empresarial. De ello se deduce que “las mismas” fijan el precio de venta y de compra.

Como economista, descubrir que en el “mercado libre” son los mismos (con distintos nombres) los que compran y los que venden, sólo me puede indicar que el tal mercado no existe y que nos encontramos ante un poder que fija a su antojo el precio al que los “consumidores acogidos a la TUR” -es decir, casi todos los ciudadanos de este país- pagamos la electricidad.

Para que el Ministro me justifique que ello no es así, me debería poder argumentar dos cuestiones que me cuesta entender: a) ¿por qué si bajan los costes de generación (insumos y laborales) de la electricidad, aumenta su precio final?, b) ¿por qué si desciende el consumo, y, por tanto, la demanda de energía aumenta su precio?.

1.- Han bajado los precios de las materias primas (energía primaria) que se emplean para generar electricidad (electricidad). Por una parte, desde hace meses, el precio del petróleo crudo, del gas y del  uranio, están bajando, pero sube el precio de la electricidad. Y, por otra, están desapareciendo otros componentes de la TUR (véanse las anteriores entradas de esta serie) como son las primas a las renovables y las subvenciones al carbón.

2.- En España llevamos meses de descensos “históricos” de los costes laborales, que probablemente también se produzcan en el sector eléctrico. De hecho, como informa Expansión, España es el segundo país de la OCDE donde más han caído los costes laborales

3.- En España, como se puede ver en el gráfico 3.4. del boletín de la propia Red Eléctrica Española, después de un repunte en 2010, llevamos un año y medio de caída de la demanda de electricidad.

Ante estos apuntes, entiendo que en los últimos meses han descendido los costes de los insumos eléctricos, adivino que habrán descendido, como en el resto de España, los costes laborales del sector y que ha bajado la demanda de electricidad, pero que su precio no deja de subir. Como economista, insisto, sólo le encuentro una explicación: la del gran poder de monopolio del sector eléctrico en España.

Como apunte, otro aspecto, que también deberíamos explorar. Miren su factura del gas, y descubrirán que después de convertir el consumo de metros cúbicos de gas a kilowatios/hora equivalentes, lo que les facturan es la tarifa TUR….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s