Privatizar la tierra quemada

Esta mañana he hablado con un amigo que vive en la otra parte del mundo. Sus primeras palabras han sido para decirme lo acongojado que está por los incendios que asolan España. Los dos hemos concluido que esas llamas y la desolación que padecemos, casi sin distinciones (el País Vasco y Navarra podrían ser una excepción), todos los habitantes de este país, podrían ser la metáfora de la política de “tierra quemada” a la que estos últimos tiempos todos estamos sometidos.

Hoy, me he decidido a hablar de este tema, que me parece una de las grandes tragedias que vive nuestro país –¡y eso que ya vivimos muchas!- porque esta conversación ha coincidido con la inauguración de mi flamante cuenta de twitter (miren en la parte inferior de la columna derecha del blog, y la encontrarán). Inagurar esta nueva forma de comunicación, me ha obligado a buscar enlaces “con sentido” para quienes puedan estar interesados en el contenido de este blog. Entre los que he seleccionado desde anteayer, uno de George Montbiot -el articulista más nombrado desde que inicie nuevas cartografías de la energía- y, otro, de Tony Juniper. Ambos autores, articulistas de The Guardian, sostienen un debate sobre si se ha de dar un valor monetario a la riqueza natural del planeta. En este caso, yo subscribo plenamente el razonamiento de Montbiot, que, a partir de una cita de Jean Jacques Rousseau de su Discurso sobre el origen y las fundamentos de la desigualdad entre los hombres de 1775, establece que uno de los fundamentos de esta desigualdad es la privatización de la tierra. A partir de esta idea, este articulista, alerta sobre los peligros que acarreará pasar a considerar los ríos como infraestructuras verdes, o la biodiversidad como un activo natural… El riesgo es que, como ya relaté para el caso emisiones de CO2, mercantilicemos toda la naturaleza y creemos mercados en los que podremos especular a nuestro antojo.

Ante estos argumentos, Tony Juniper destaca que si no se entiende que nuestro entorno natural es parte de la riqueza necesaria para seguir progresando económicamente, la humanidad no podrá preservar nuestro hábitat. Desde mi punto de vista, esta visión –aunque Juniper la matiza mucho- de los hechos es trágica, pues implica aceptar que las personas sólo damos valor a lo que monetizamos. Es tremendo, pero tremendo, pensar algo así.

Dicho lo cual, me daría con “un canto en los dientes” si la sociedad española, fuere como fuere, considerara a sus bosques como una riqueza –de las mayores de nuestro país- y no como un lugar que no importa que se destruya o que, incluso peor, es bueno que se destruya, pues, con una pequeña recalificación del terreno y a precio de ganga, haremos unos “bonitos” adosados.

Los momentos de crisis son buenos para replantearnos las cosas. Leo que el corresponsal en España, Paco Audije, de la Libre Belgique titula una de sus crónicas Sécheresse et Finances. El artículo apunta claramente a los recortes, no como causa de los incendios, pero sí como causa de su no extinción. Esta reflexión es la gota que colma el vaso de mi total incomprensión ante un fenómeno que, mi padre, un romántico obseso de esta cuestión, tampoco pudo comprender. En “mi casa” llevamos, al menos, dos generaciones haciéndonos las siguientes cuestiones: ¿por qué en aras a una supuesta modernidad, se ha abandonado el cuidado de los bosques?, ¿por qué en un país con problemas endémicos de paro y vivienda, no se ha apostado por la explotación forestal –sostenible- y la rehabilitación del entorno rural?, ¿por qué en este país, desde hace años, el ministerio de agricultura –entorno rural, medio ambiente y todo lo que se le añade- sólo se ha ocupado de hacer lobby en Bruselas y no de  hacer política agraria y forestal? ¿Por qué, también desde hace lustros, el ministerio de industria no contempla como actividad fabril toda la derivada de una explotación forestal?, ¿Por qué los ministerios de turismo en vez de apoyar –de facto- que se destruya nuestro litoral, no han apostado, también, por un turismo forestal de calidad?…muchos porqués a los que –salvo, creo la excepción de los intentos –abortados- de Cristina Narbona– nadie les ha intentado dar respuesta.

Supongo que seremos incapaces de valorar, porque no tiene precio y es irremplazable, lo que este verano se ha arrasado en España. Supongo, que en un momento como el presente, ya nos da igual a todos. Como comunidad no nos hemos preocupado por salvar a los bosques, al igual que no intentamos preservar empleos, instituciones, derechos, etc… Todo puede ponerse en el mismo paquete y en la crisis todo vale. Vale justificar que en uno de los años más secos y calurosos de la historia de España, lo adecuado era recortar, como en Valencia, el 14% del presupuesto de servicios de protección civil, o, como en casi todas partes, recortar los servicios y trabajadores forestales. Piensen cuánto costó este 14% de menos; por el bosque que destruyó, por los despidos que ocasionó, por toda la actividad de la zona que se perdió, por el espacio que se ha perdido, por la memoria que se va borrando…

No hace falta que, como propone, Tony Juniper, valoremos monetariamente cuánto valía el 11% de la Isla de la Gomera que, hoy han dicho en los noticiarios, se ha quemado. Todos sabemos –y si no lo deberíamos saber- que eso vale más que casi cualquier cosa. No nos dejemos engañar una vez más, el capital es muy listo, ahora nos harán creer a la gente de bien que si le ponemos un precio a un bosque lo salvaremos. No se lo crean, si le ponemos precio a un bosque, éste será usado como una ficha más para que “ellos” jueguen en el casino global en el que estamos viviendo.

Anuncios

2 pensamientos en “Privatizar la tierra quemada

  1. Gràcies. Em sembla que, de moment, l gratitud és el millor comentari que s’hi pot fer. El discurs de protecció de la terra com a protecció real de la vida comunitària fa anys i anys que dura. Però a “ells” no els importa (la dreta carvernícola i reaccionària, la màfia mercantil o la màfia eclesiàstica): prefereixen legislar sobre l’avortament retrotraent-nos a un passat de misèria que pensar en el futur. Un passat de misèries franquistes del qual molts en són els hereus i successors. Gràcies, doncs.

  2. Aurita, hacer comentarios a tus aportaciones siempre me parece gratuito si no es para felicitarte por la claridad de tu exposición y sobre todo de tu pensamiento. Valor es una palabra engañosa porque solemos considerar que valor se refiere a algo material. No, yo no creo que la naturaleza tenga un valor medible en términos económicos ni mercantiles, la naturaleza es el todo en el que vivimos y del que formamos parte. Cuando se seca el mar o se quema un bosque somos nosotros los que nos estamos muriendo un poco más. Pero la mercantilización llega a vender el alma y eso ya lo hizo Fausto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s