Un debate poco enérgico, pero energético

Ayer por la noche tuvo lugar el primer debate electoral entre el Presidente Obama y el Gobernador Romney. Fue en la Universidad de Denver, lugar que  -y doy fe de ello- ha estado sitiado durante los últimos días. Ayer, de hecho ni profesores ni estudiantes pudieron realizar su cometido, pues se les cerró el acceso a su propia universidad. Claro, que suena mucho mejor que te echen por un acontecimiento como este que, porque, para obtener unos dineritos, se alquile la facultad de una, para la filmación de un anuncio…. Bien, este no es propósito de esta entrada, pero no quería dejar de mencionar este aspecto.

A lo que iba, el debate se inició con cuestiones medioambientales y energéticas y, en varías ocasiones, surgió el tema, pues el candidato Romney reiteradamente usó el argumento de que si Obama pretendía gastar tanto dinero en ayudas al desarrollo de las renovables, ese dinero no se emplearía en educación y sanidad y, además, aumentaría el déficit ¿Cuál es mi lectura de lo que escuché y he podido leer estos días? Desde mi punto de vista, aunque me duela decirlo, profundamente, pocas cosas cosas separan a los candidatos, siendo, claro está, dentro de lo malo, mejor Obama que Romney ¿En qué me baso para hacer esta afirmación?, en tres elementos.

Primero, ambos presentan una obsesión casi enfermiza en basar su política energética en el hecho de que Estados Unidos han de volver a ser -como lo fue hasta 1971- autónomos energéticamente. Por tanto, ambos pretenden desarrollar las producción de energía a partir de fuentes energéticas nacionales. Y, ello, es prioridad, por encima de cualquier otra. A modo de anéctoda sobre esta obsesión, de forma poco usual, el Presidente Obama, hace poco menos de una semana, prohibió unas inversiones Chinas en aéro-generadores, con la excusa de que estaban al lado de una base militar.

En segundo lugar, ambos apuestan por la energía fósil, como parte de esta estrategia. Aquí, aunque no lo parezca, la diferencia entre un candidato y otro es sutil. De hecho, los dos, pretenden explotar los yacimientos no convencionales de petróleo y gas, sólo que Obama, al mismo tiempo, a través de la US Environmental Protection Agency intenta canalizar toda una actuación (límite a las emisiones de CO2, carbón limpio, ayudas para  proyectos privados de energía renvable….) que contrarreste los efectos nocivos de tal explotación; mientras que Romney quiere relajar la legislación ambiental y dar más poder a los estados para que decidan por ellos mismos. En este sentido, cabe recordar, que a pesar del verbalismo “pro verde” del actual Presidente, durante su mandato, la producción de petróleo (convencional y no convencional) se ha incrementado sustancialmente.

En tercer lugar, ambos declaran que están a favor del desarrollo de las renovables y ambos, de facto, establecen como criterio de éxito del desarrollo de las mismas el hecho de que estas sean competitivas. Entendiendo por ello, que el coste, medido en términos monetarios, sea lo más bajo posible. De alguna manera, ambos apuestan por el mismo objetivo: una política de renovables, cuyo principal propósito es reducir costes.  La diferencia, aquí radica, que mientras Romney, dejaría que los entrepreneurs del “país de las oportunidades” demostraran por si mismos la valía de sus propuestas, al tiempo que sigue apoyando a los petroleros americanos independientes “tipo JR” -quienes, por cierto, ya hace tiempo se mudaron desde Dallas a Dakota del Norte para especular con el petróleo no convencional-; Obama, por su parte, apoyaría a estos entrepreneurs con fondos federales o programas públicos.

Por tanto, teniendo en cuenta estas tres cuestiones, diríamos que los objetivos de la política energética de ambos son los mismos, en lo que difieren es en el papel de la Administración en ellos: Obama parece más propicio a fijar por ley una legislación ambiental al uso en Occidente dirigida a crear límites y mercados de CO2, a la vez que apuesta por las tecnologías de transición (véase la entrada Carbón Límpio: Oxímoron energético); así como a dar fondos federales a los emprendedores privados que logren instalar de la forma más barata posible la generación de electricidad limpia. Y, Romney piensa confiar que todo ocurrirá gracias a la “libre” actuación de la iniciativa privada.

Esta última es una diferencia muy importante pues es la que establece la barrera entre el arquetipo del Salvaje Oeste, energético en este caso, y la existencia de una mínima política energética. Pero, siendo así, ello no me impide decir, que aunque los instrumentos para lograrlo difieran, los objetivos de ambos candidatos son los mismos. Es evidente que los instrumentos no son neutrales, pero da miedo pensar que una vez más, en cuestiones energéticas parece prevalecer la máxima gatopardiana de que haremos que algo cambie, para que todo siga igual. Puede que en esta campaña, lo único que realmente esté en juego en todo esto es el lugar que las empresas petro-carbo-gasistas independientes estadounidenses el la estructura del poder del país. Me dirán, ustedes, que ello es muy importante, y de hecho lo es; lo que yo ya no sé es si esto sólo forma parte de una sustitución de un un lobby energético por otro, o de la expulsión de ambos de la política norteamericana. Si esto último fuera el caso, entonces, tal vez algo sí cambiara, pero, ayer, a Obama le faltó energía para demostrarlo.

Anuncios

Un pensamiento en “Un debate poco enérgico, pero energético

  1. Por poco científico que sea, he de decirte que para saber qué candidato es mejor, no es tan importante lo que dice que va a hacer en determinadas cuestiones. Lo más importante para mí-y sé cuán poco racional es -es la manera cómo alguien te mira a los ojos, el modo en que se dirige al electorado, y varios de estos aspectos físicos que parecen intrascendentes pero que NO se pueden fingir y que dicen mucho más que los programas. (A partir, claro, de un mínimo de interés en los programas ) Lo siento Aurita pero me ha salido esta reacción. Ya borrarás el comentario si no te gusta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s